Image de adorno

Boletines

Boletines
de Prensa

  

Boletines de Prensa

may. 9 2007

Mineros S.A. - El boom que estamos viviendo

Desde hace algún tiempo se viene hablando de un boom minero que impulsará la economía del país a través de una de las locomotoras del Gobierno en los próximos años. Pero, ¿sabemos realmente qué significa que Colombia esté viviendo un boom minero?

Se podría entender por boom o auge minero al periodo durante el cual los precios y la demanda de un recurso aumentan rápidamente. Este fenómeno en Colombia podría ser una realidad debido al esfuerzo del Estado por mejorar las condiciones en que se desarrolla la actividad minera, aclarando el panorama institucional y asegurando una reglamentación que permita proteger tanto los recursos naturales como preservar un ambiente favorable para hacernos más atractivos ante la inversión extranjera. Sin embargo, la realidad es otra para Colombia, lo que realmente se está viviendo es un boom de exploración minera.

En América Latina, la década de los noventa convirtió a la región en un destino interesante para las empresas mineras. Según estudios del Banco Mundial, entre 1990 y 1997 mientras la exploración minera a nivel mundial creció en un 90%, en América Latina lo hizo en un 400% y en el caso particular Peruano creció en un 2000%. (1)

En Colombia, la inestabilidad y la percepción de riesgo, mantuvo al país casi como “observador” de todo este flujo de inversión extranjera que captaban países como Chile, México, Brasil y Perú. Sin embargo, a partir de 2003, los avances macroeconómicos y de percepción de seguridad, convirtieron a Colombia en un destino atractivo para las empresas mineras. A partir de ese momento hasta hoy, seguimos atrayendo empresas extranjeras grandes y Junior que ven en nuestro suelo una oportunidad rica en minerales, por esta razón, aún no hemos entrado a la etapa de ser un país reconocido por su auge en producción minera especialmente en oro.

Como señalamos anteriormente, a comienzos de los noventa, Perú expidió una legislación minera que generó estabilidad tributaria y cambiaria,

promovió la modernización de la exploración y explotación de minerales, eliminó las restricciones a la propiedad extranjera en el sector y apoyó alternativas de financiamiento para la actividad exploratoria del subsuelo minero. Esto no sólo le permitió a este país contribuir con el 40% de sus exportaciones, sino estimular la inversión extranjera directa. Resultado: Perú tiene hoy la mina de oro más grande de América Latina y su producción significó en sólo 10 años (1996-2006) un impulso de 3 veces más de su tasa promedio de crecimiento registrada antes de esto.

Países como Chile, México, Brasil y Perú, han visto la necesidad de hacer cambios en sus legislaciones para abrirle la puerta al desarrollo minero; ahora nos toca a nosotros desarrollar estrategias y alternativas innovadoras que nos permitan prepararnos para el futuro, un futuro que
está exigiendo desde ahora una conciencia social y ambiental como ejes del desarrollo económico de las comunidades en áreas de influencia minera que esperan con todo el derecho ver las regalías e impuestos invertidos con responsabilidad y transparencia en sus municipios.

Hoy es incierto el efecto en la economía que pueda tener en nuestro país el boom minero del mañana. Los ingresos provenientes de la producción de oro, carbón y petróleo deberán ser vigilados juiciosamente para que sean invertidos en desarrollo y bienestar de las regiones más necesitadas. La decisión sobre el manejo que se le darán a estos recursos está en debate y será definitivamente un influyente en el futuro económico del país. Amanecerá y veremos.

(1) Instituto de Estudios Peruanos, Mayo 2007.

Please login or register to post comments.

x

Conoce nuestros

Boletines de prensa